fbpx
«Desde el punto de vista de la higiene, nos resulta absolutamente incomprensible por qué se ha prohibido la comunión oral en Austria. También consideramos que esta forma de distribución es más segura que la comunión con las manos», escribieron los médicos.

Veintiún médicos austriacos firmaron una carta pidiendo a la Conferencia Episcopal de su país que levante la prohibición de facto de recibir la Sagrada Comunión en la boca, que ha estado vigente desde que se anunció la Comunión en mano como la única forma permitida de distribución de la hostia consagrada.

A medida que las medidas de aislamiento de COVID-19 se están levantando progresivamente en Europa y las Misas se están reabriendo cautelosamente al público, una serie de conferencias episcopales en países como Italia y Áutria han decidido obligar a los sacerdotes a distribuir la Sagrada Comunión solo a mano , aunque la comunión de rodillas y en la boca es la práctica tradicional de la Iglesia católica.

Para los católicos de mentalidad tradicional, esta obligación es equivalente a una prohibición total de recibir la comunión. La falta de respeto y el riesgo de profanación de partículas de la Hostia consagrada involucrada en la comunión en cuestión es inaceptable para ellos.

«la comunión en la boca es más segura que en la mano»

Los 21 médicos católicos en Austria que firmaron la carta citaron la opinión profesional del profesor Filippo Maria Boscia, presidente de la Asociación de Médicos Católicos en Italia, quien dijo en mayo que «la comunión en la boca es más segura que en la mano».

Continuaron demostrando esencialmente que en la liturgia católica tradicional, es decir, el Rito de la Masa Tridentina, las medidas de barrera para prevenir la propagación del coronavirus están más presentes que el Novus Ordo, como cuando el sacerdote está obligado a mantener su pulgar e índice. unido desde el momento en que consagra el pan, usándolos solo para tocar al Anfitrión hasta el momento en que purifica sus manos nuevamente.

Los médicos comentaron que «los sacerdotes que celebran en el rito tradicional tienen experiencia en la administración de la comunión oral y prácticamente nunca tienen contacto con la boca del comulgante. Sin embargo, si eso sucede, se le puede atribuir al sacerdote un sentido de responsabilidad que, teniendo en cuenta la situación actual, interrumpirá la comunión y se limpiará las manos».

También notaron que, cuando los fieles se arrodillan para recibir la comunión, la contaminación de las gotas es menos probable porque la cara del sacerdote no está al mismo nivel que la del comulgante.

«Desde el punto de vista de la higiene, nos resulta absolutamente incomprensible por qué se ha prohibido la comunión oral en Austria. También consideramos que esta forma de distribución es más segura que la comunión con las manos», escribieron los médicos. También enfatizaron que la mayor parte de la contaminación es el resultado de manos sucias, citando al Dr. Boscia, quien escribió en mayo: «El hecho es que las manos son las partes del cuerpo que están más expuestas a los patógenos».

Los doctores católicos de Austria concluyeron su carta recordando que la Congregación para el Culto Divino proclamó el «derecho» de los fieles a recibir la comunión en la lengua, sin excepciones.


Comentarios de doctores católicos en Áutria

En el Reglamento General de la Conferencia Episcopal de Austria para la reanudación de la celebración de los servicios públicos a partir del 15 de mayo de 2020, se estipuló que la distribución de la Comunión durante la Santa Misa ahora solo se permite en forma de Comunión en la mano. Este reglamento se confirmó en la versión modificada del 27 de mayo de 2020.

A los médicos católicos en Austria nos gustaría decir lo siguiente:

1. En mayo de este año, el Presidente de la Asociación de Médicos Católicos de Italia, un país que se vio más afectado por la pandemia de Covid-19 que Austria, el Prof. Filippo Maria Boscia hizo una declaración clara sobre el tema: “Como médico, estoy convencido de que la comunión en la mano es menos higiénica y, por lo tanto, menos segura que la comunión en la boca” y continuó: “Lo cierto es que las manos son las partes del cuerpo que están más expuestas a los patógenos ».

2. Estamos de acuerdo con esta opinión. Es parte del rito tradicional que el sacerdote se lave las manos en la sacristía justo antes del comienzo de la Santa Misa. Solo él toca el cáliz y el copón. Después de la consagración, mantiene el pulgar y el índice, que se enjuagó ritualmente con agua nuevamente poco antes, cerrados hasta después de la Comunión, para que no toque nada con ellos, excepto la Hostia consagrada. Los sacerdotes que celebran el rito tradicional tienen experiencia en administrar la comunión en la boca y prácticamente nunca tienen contacto con la boca del comulgante. Sin embargo, si esto sucede, se le puede atribuir al sacerdote un sentido de responsabilidad que, teniendo en cuenta la situación actual, interrumpirá la distribución de la Comunión y se limpiará las manos. También debe mencionarse que la infección por gotitas es casi imposible, porque el comulgante está arrodillado, mientras el sacerdote está de pie. En este procedimiento estrictamente regulado, hay mucho menos riesgo de infección que cuando se da la comunión en la mano. Por lo tanto,Desde el punto de vista de la higiene, es absolutamente incomprensible para nosotros por qué la comunión oral estaba prohibida en Austria. También consideramos que esta forma de distribución es más segura que la comunión en la mano .

3. Además del aspecto religioso, la Iglesia también fue motivada por consideraciones higiénicas para practicar la forma de comunión en la boca durante un período tan largo : al menos 1.400 años (si no más). Se sabía que las personas transmiten enfermedades y, como el agua y el jabón no estaban disponibles en la misma medida que ahora, se puede suponer que las personas a menudo acudían a la iglesia sin lavarse las manos. Por lo tanto, con la comunión en la boca, es posible tratar eficazmente esta fuente de peligro.

4. La Conferencia Episcopal Suiza, en sus reglas sobre la reanudación de los servicios públicos el 26 de mayo de este año, no hizo comentarios sobre la forma de comunión y, por lo tanto, continúa permitiendo la comunión en la boca.

5. Nos gustaría mencionar aquí que, hasta donde sabemos, no ha habido una sola transmisión comprobada del virus Covid-19 a través de una infección de suciedad.

6. En una comunicación de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos de la Iglesia Católica Romana del 3 de abril de 1985, leemos: “La Sede Apostólica mantiene el método tradicional de administrar la Comunión en toda la Iglesia …” La misma Congregación Dijo en 2009 que los fieles siempre tienen el derecho de recibir la comunión en la boca y que no está permitido rechazarla. Aquí no se menciona ninguna excepción (como una pandemia).

El decreto de la Conferencia Episcopal de Austria lleva a muchos sacerdotes y fieles a un serio conflicto de conciencia. Según las normas vigentes de la Iglesia, la comunión en la mano todavía se basa en un perdón, mientras que la comunión en la boca sigue siendo la forma habitual de recibir la comunión. Los fieles, por lo tanto, para quienes es una preocupación seria e importante recibir la Comunión en sus bocas y que, por lo tanto, no hacen más que seguir las reglas de la Iglesia a este respecto, continúan excluidos de recibir la Comunión, lo que constituye un grave daño a los fieles. Nosotros, los médicos católicos en Austria, por lo tanto, pedimos a los miembros de la Conferencia Episcopal, en base a los argumentos que hemos mencionado, que corrijan esta regulación para que la comunión se permita nuevamente para que todos los católicos reciban la oportunidad de recibir el Cuerpo del Señor y así participar en todas las gracias de la Santa Misa. No consideramos justificado excluirlos por razones de higiene.

LifeSiteNews, Editado y
traducido por Formación Católica

Editor

Editor

Te ofrecemos la mejor selección de artículos de contenido católico para tu formación cristiana.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.