fbpx
Desde la propagación del Covid-19 a nivel mundial, se generaron ciertos hábitos y medidas sanitarias para evitar una posible expansión del virus, medidas adoptadas incluso dentro del ámbito eclesial con una solicitud peculiar de los Obispo: la de comulgar en la mano y no en la boca.

Desde la propagación del Covid-19 a nivel mundial, se generaron ciertos hábitos y medidas sanitarias para evitar una posible expansión del virus, medidas adoptadas incluso dentro del ámbito eclesial con una solicitud peculiar de los Obispos: la de comulgar en la mano y no en la boca.


En algunas regiones del planeta  las celebraciones eucarísticas están a punto de concretarse y los fieles volverán a recibir los sacramentos, lastimosamente con la recuperación del culto sagrado, llega también la recomendación de algunas diócesis, en algunas incluso de forma obligatoria, de comulgar en la mano.

Recientemente demostraba su repudio el prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el Cardenal Robert Sarah,  sobre las prácticas poco sacras contra el Sacratísimo Cuerpo de Cristo al manifestar que todo esto «es una cuestión de fe, si tuviéramos conciencia de lo que celebramos en la Misa y de lo que es la Eucaristía, no vendrían ni siquiera en mente ciertas formas de distribuir la Comunión».

En su blog, Archipiélago Ortodoxia, Jorge Soley Climent enumera una lista de testimonios de los primeros cristianos, donde dan fe que esta práctica no coincide con la doctrina enseñada por la Iglesia.

Soley explica sobre el error generalizado, acerca de la comunión en la mano que viene de mucho antes de esta pandemia.

«Se trata de la idea de que los primeros cristianos, y más ampliamente, los cristianos de los primeros siglos, recibirían la Eucaristía en la mano. Lo que encontramos en testimonios y documentos explican algo muy distinto». explica.

Veamos la recopilación de los datos.

Existen testimonios que atestiguan – dice Soley – cómo desde el principio se extendió la costumbre de poner las sagradas especies directamente en los labios de quienes comulgaban e incluso de la prohibición para los laicos de tocar la Eucaristía con las manos. Sólo en caso de necesidad y en tiempo de persecución, explica San Basilio, se podía derogar esta regla y se permitía también a los laicos comulgar con sus propias manos.

El papa Sixto I, cuyo pontificado se extendió 115 al 125, prohibió a los laicos no solamente tocar las especies eucarísticas, sino incluso los vasos sagrados. Y san Eutiquiano, papa del 275 al 283, a fin de que no se tocase la Eucaristía con las manos, prohibió a los laicos llevarla a los enfermos.

El Concilio de Zaragoza, en el año 380, decretó la excomunión de aquellos que trataran la Sagrada Eucaristía como en época de persecución, cuando se permitía que los laicos la pudieran tocar con sus propias manos.

San Inocencio I, papa entre 401 y 417, confirmó en 404 el rito de la comunión sólo en la boca. Y en 416, en su carta a Decencio, obispo de Gubbio, que le pedía directrices sobre la liturgia romana que pretendía adoptar, Inocencio I respondía afirmando la obligación de respetar la Tradición de la Iglesia de Roma a este respecto, ya que, explicaba, ésta descendía del propio Pedro, el primer Papa.

San Gregorio Magno explica que San Agapito, papa de 535 a 536, durante los pocos meses de su pontificado fue a Constantinopla, donde curó a un sordomudo cuando «puso el Cuerpo del Señor en su boca», confirmando así que la tradición de la comunión directa en la boca.

El Concilio de Rouen, que tuvo lugar el año 650, prohibió al ministro de la Eucaristía poner las sagradas Especies en las mano de los laicos que iban a comulgar: «(El sacerdote) tenga cuidado de comunicarlas (a los fieles) en su propia mano, no ponga la Eucaristía en la mano de ningún laico o mujer, sino que la ponga sólo en los labios con estas palabras…».

El III Concilio de Constantinopla (680-681), bajo los papas san Agatón y León II, prohibió a los fieles comulgar con sus propias manos y amenazó con la excomunión a aquellos que tuvieran la temeridad de hacerlo.

El Sínodo de Córdoba, en el año 839, condenó a la secta de los «casianos» por su negativa a recibir la Sagrada Comunión directamente en sus bocas.

En Occidente, el gesto de postrarse y arrodillarse antes de recibir el Cuerpo del Señor se observaba en los círculos monásticos ya en el siglo VI (por ejemplo, en los monasterios de San Columbano). Más tarde, en los siglos X y XI, este gesto se generalizó.

Cuando Santo Tomás de Aquino expuso en Summa (III, 9, 82) las razones para que los laicos no tocaran las sagradas especies, no se refirió a ellas como de algo de reciente invención, sino como a una costumbre litúrgica tan antigua como la Iglesia.

El Concilio de Trento dice lo mismo en su Decreto sobre la Eucaristía (Cap. VIII. Del uso de este admirable Sacramento), cuando afirma que no sólo era una costumbre constante el que los laicos recibieran la comunión de los sacerdotes, mientras que los sacerdotes comulgaban con sus propias manos, sino que esta costumbre era de origen apostólico: «Mas al recibirlo sacramentalmente siempre ha sido costumbre de la Iglesia de Dios, que los laicos tomen la comunión de mano de los sacerdotes, y que los sacerdotes cuando celebran, se comulguen a sí mismos: costumbre que con mucha razón se debe mantener, por provenir de tradición apostólica».

Se entiende, a la luz de esta breve relación, lo que san Juan Pablo II escribía en el número 49 de su encíclica Ecclesia de Eucharistia: «En el contexto de este elevado sentido del misterio, se entiende cómo la fe de la Iglesia en el Misterio eucarístico se haya expresado en la historia no sólo mediante la exigencia de una actitud interior de devoción, sino también a través de una serie de expresiones externas, orientadas a evocar y subrayar la magnitud del acontecimiento que se celebra».

Se entiende perfectamente, y siempre ha sido así, que en situaciones excepcionales se adopten medidas también excepcionales. Pero cuando te digan que los cristianos de los primeros siglos comulgaban en la boca, sencillamente… tenemos todo este bajare informativo.

Más que nunca nos toca rezar por la Iglesia y sus ministros, y pedir perdón a Dios por tantos desagravios.

Te puede interesar:
¿Qué deben hacer los católicos para ayudar a los homosexuales?

Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo.
Te pido perdón por todos aquellos que no creen,
no adoran, no esperan y no te aman.

 

 

 

Raquel Almada

Soy miembro agregado de la Comunidad Misionera de Jesús. Me formé en Ciencias de la Comunicación y quiero contribuir con lo que sé a la extensión del Reino de los Cielos.

Ver todas las entradas

Comentar

¿Qué te pareció este artículo?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.