fbpx

La indisolubilidad del matrimonio

Evangelio según san Marcos 10, 2-16

Y viniendo a Él algunos fariseos que, con el propósito de tentarlo, le preguntaron si era lícito al marido repudiar a su mujer, les respondió y dijo: “¿Qué os ha ordenado Moisés?” Dijeron: “Moisés permitió dar libelo de repudio y despedir (la)”. Mas Jesús les replicó: “En vista de vuestra dureza de corazón os escribió ese precepto. Pero desde el comienzo de la creación, Dios los hizo varón y mujer. Por esto el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos vendrán a ser una sola carne. De modo que no son ya dos, sino una sola carne. ¡Y bien! ¡lo que Dios ha unido, el hombre no lo separe!” De vuelta a su casa, los discípulos otra vez le preguntaron sobre eso. Y les dijo: “Quien repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra la primera; y si una mujer repudia a su marido y se casa con otro, ella comete adulterio”.

Le trajeron unos niños para que los tocase; mas los discípulos ponían trabas. Jesús viendo esto, se molestó y les dijo: “Dejad a los niños venir a Mí y no les impidáis, porque de tales como éstos s el reino de Dios. En verdad, os digo, quien no recibe el reino de Dios como un niño, no entrará en él”. Después los abrazó y los bendijo, poniendo sobre ellos las manos.

1 comentario en “La indisolubilidad del matrimonio”

  1. Un Cristiano que apruebe el divorcio Civil, no es Cristiano, es pagano. Es un Cristiano que ha pactado con el mundo, que tiene mayor interés en el mundo y no en su fe, su religión y en su Dios.

    Urge una nueva evangelización de los cristianos, del adulto Cristiano, para que desenmarañe sus ideas que el mundo le ha corrompido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra

¡No dejes al padre hablando sólo!

Homilía diaria.
Podcast.
Artículos de formación.
Cursos y aulas en vivo.

En tu Whatsapp, todos los días.

× ¿Dudas?