fbpx
(Lucas 5, 12-16) «Señor, si Tú lo quieres, puedes limpiarme». Alargando la mano, lo tocó y dijo: «Quiero; sé limpiado»

Viernes después de Epifanía
Evangelio según san Lucas 5, 12-16

Encontrándose Él en cierta ciudad, presentóse un hombre cubierto de lepra. Al ver a Jesús se postró rostro en tierra, y le hizo esta oración: «Señor, si Tú lo quieres, puedes limpiarme». Alargando la mano, lo tocó y dijo: «Quiero; sé limpiado». Y al punto se le fué la lepra. Y le encargó que no lo dijera a nadie, sino (le dijo): «Muéstrate al sacerdote, y ofrece por tu purificación lo que prescribió Moisés, para testimonio a ellos». Y difundiéndose mas y más la fama de Él, las muchedumbres afluían en gran número para oírle y hacerse curar de sus enfermedades; pero Él se retiraba a los lugares solitarios, para hacer oración.

Padre Javier Portillo

Sacerdote. De la Comunidad Misionera de Jesús en la Diócesis de Ciudad del Este.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Padre Javier Portillo

Sacerdote. De la Comunidad Misionera de Jesús en la Diócesis de Ciudad del Este.