Vacaciones sin vida interior

Las vacaciones, piensan algunos, se viven para olvidar deberes pesados, responsabilidades difíciles y normas oprimentes. El cristiano, sin embargo, no puede tomarse vacaciones de sus compromisos espirituales.