Santificar el trabajo, santificarse en el trabajo, santificar con el trabajo

San Josemaría Escrivá nos deja esta reflexión titulada: «Santificar el trabajo, santificarse en el trabajo, santificar con el trabajo» como una exhortación a amar y santificar lo que hacemos día a día.