«El celo de tu Casa me devora»

(Juan 2, 13-25) Y a los vendedores de palomas les dijo: «Quitad esto de aquí; no hagáis de la casa de mi Padre un mercado». Y sus discípulos se acordaron de que está escrito: «El celo de tu Casa me devora».