¿Está bien meterse en política?

En algunas regiones, ser político o meterse en la política, es sinónimo de corrupción, desfalco o sobreponer los interés particulares sobre el bien común.