El Espíritu Santo y la presencia de Cristo

(Juan 16, 5-11) «Os conviene que me vaya; porque, si Yo no me voy, el Intercesor no vendrá a vosotros; mas si me voy, os lo enviaré»