El Resucitado nos llama por nuestro nombre

(Juan 20, 11-18) «Jesús le dijo: “Mariam”. Ella, volviéndose, dijo en hebreo: “Rabbuní”, es decir: “Maestro”»