Una monja fallecida visitó la tierra y dejó su huella

En su aparición la religiosa exclamó que lo que había ocurrido fue un prodigio ordenado por Dios «para enseñanza y enmienda de todos». Por su justo y tremendo juicio.