Decir verdades nos quita amistades

(Lucas 4, 21-30) «En verdad, os digo, ningún profeta es acogido en su tierra»