¿Cómo nos preparamos para la Santa Misa de cada domingo?

La Santa Misa, como la Cruz,  es un acto de culto. Si bien, como creaturas, siempre somos mendigos, y vamos, como tales, a pedir, Dios se goza en recibir nuestro pequeño homenaje.