En el matrimonio no basta coexistir, hay que convivir

Hay que compartir gustos, ideas, valores. No basta que los cuerpos estén juntos, si las almas están separadas.