¿Por qué la pobreza, la castidad y la obediencia también son para los casados?

Los consejos evangélicos deben ser vividos, en espíritu y en la carne, por todos los cristianos, independientemente de su estado de vida y las necesidades y demandas que se derivan de él.