¿Por qué la liturgia debe ser bella?

Hoy en día existe una extraña tendencia a pensar que los aspectos externos de una cosa importan muy poco, mientras que el «interior» es lo único que cuenta.