fbpx
Carteles deslumbrantes, vestimentas provocativas, modas de Hollywood diseminadas por todas partes, sugestivas insinuaciones, chistes descoloridos, películas indecentes y el peligro omnipresente de Internet para visitar los numerosos y venenosos sitios web, todos estos y una plétora de otras tentaciones pueden atrapar incluso a los mejores de nosotros para caer en el pecado en contra de la virtud de la pureza.

Carteles deslumbrantes, vestimentas provocativas, modas de Hollywood diseminadas por todas partes, sugestivas insinuaciones, chistes descoloridos, películas indecentes y el peligro omnipresente de Internet para visitar los numerosos y venenosos sitios web, todos estos y una plétora de otras tentaciones pueden atrapar incluso a los mejores de nosotros para caer en el pecado en contra de la virtud de la pureza. En este artículo, el P. Ed Broom ofrece  10 consejos para no sucumbir a estos ataques.


En cierto sentido, el mundo puede representarse como una mina terrestre moral, donde en cada esquina del camino hay una bomba espiritual inmoral que puede pisarse y explotar. Seamos honestos y al punto: vivimos en una sociedad de imágenes peligrosas y a menudo perniciosas. ¡Vivimos en una sociedad pornográfica!

Nuestra Señora declaró en el año 1917 que la mayoría de las almas se pierden en el fuego del infierno debido principalmente a los pecados en contra de los mandamientos sexto y noveno, es decir, los pecados de impureza.

Hace casi 100 años, Nuestra Señora se apareció en Fátima a tres inocentes pastores: los beatos Jacinta y Francisco y su prima Lucía de los Santos. Uno de sus mensajes posteriores al mundo en general se refería a la salvación y la perdición de la humanidad. Nuestra Señora declaró en el año 1917 que la mayoría de las almas se pierden en el fuego del infierno debido principalmente a los pecados en contra de los  mandamientos sexto y noveno, es decir, los pecados de impureza».

Siendo este el peligro presente, nos gustaría ofrecer una estrategia espiritual que podamos usar; un plan aplicable para padres, adolescentes e incluso niños para que podamos evitar el peligro omnipresente de los ataques contra la pureza, y si hemos caído, para regresar suave y confiadamente al Señor, por intercesión de María, con todos nuestros corazones.

Brazos espirituales para ganar la batalla por la pureza

  1. Armas de oración

¡Somos débiles, muy débiles! Jesús les recordó a los Apóstoles así como a todo el mundo en el Jardín de Getsemaní con estas precisas palabras: «El espíritu está dispuesto, pero la carne es débil» (Mt 26: 40-41). En lugar de orar, los Apóstoles se durmieron y, por lo tanto, fallaron al Señor.

 

La razón principal para caer en cualquier pecado, pero especialmente en la impureza, es la falta de oración o una oración muy débil y anémica. Para luchar contra las constantes insinuaciones del mundo y las tentaciones del diablo, debemos estar constantemente en oración.

  1. No juegues con fuego

Una razón clave por la cual muchos caen en los pecados de impureza es la falta de evitar la ocasión cercana al pecado. Los proverbios no faltan: «El que juega con fuego se quemará» … y «El que camina sobre hielo delgado caerá»

Tenemos que usar el sentido común y la prudencia. Un simple ejemplo: un novio y una novia, después de una buena comida juntos, el novio invita a su novia a su apartamento para rezar el Rosario juntos. ¡Cuidado, ambos olvidarán sus Rosarios y caerán presas de las tentaciones del demonio y las exigencias de la carne!

  1. Modestia

El Catecismo de la Iglesia Católica declara que la modestia es la guardiana de la pureza de la virtud. (CCC # 2521-2524) Todos deben practicar la modestia. A través del Bautismo nuestros cuerpos se convierten en templos del Espíritu Santo, aún más, en templos de la Santísima Trinidad y después de la Sagrada Comunión que viven en los Tabernáculos del Santísimo Sacramento. Las mujeres nunca deben ser una provocación o una ocasión de pecado para los hombres. Y los hombres no deben ser excusados ​​por un ojo errante.

Contempla cualquier estatua noble o pintura de Nuestra Señora: Nuestra Señora de Guadalupe, Lourdes, Fátima, y ​​te sorprenderá la belleza celestial, pero también la virtud de la modestia. Que Nuestra Señora sea nuestro modelo y guía especialmente en la práctica de la pureza.

  1. Penitencia

Jesús declaró: «Algunos demonios pueden ser expulsados ​​solo por medio de la oración y el ayuno». Estamos llamados a ser como águilas para volar alto en las elevadas alturas, pero necesitamos dos alas espirituales para volar en lo alto: ¡Oración y Penitencia! Para conquistar las exigencias imperiosas de la carne, debemos orar, orar y orar, pero también aprender el arte del ayuno y vivir una vida de penitencia. ¡Todos los santos nos han enseñado esta clara lección!

  1. Evita la pereza

Otra gran apertura para el diablo de la impureza es el pecado capital de la pereza. «La mente ociosa es normalmente laboratorio del diablo»

Te puede interesar:
Rasgos complementarios: la cruz, la corona de espinas y la herida de lanza

 

Una de las razones principales por las que tantos jóvenes tienen serios problemas con la pornografía en Internet y el auto abuso es debido al excesivo tiempo libre, el aburrimiento y el fácil acceso a sitios web impuros.

 

El gran santo y educador de la juventud, San Juan Bosco experimentó un miedo mortal cuando llegaron las vacaciones para sus jóvenes. Llamó a las vacaciones el terreno de cosecha del diablo. ¿Por qué? La razón era clara: ¡meses de verano gratis y nada que hacer! En este estado de cosas, el diablo entra rápidamente para tentar de muchas maneras y especialmente contra la virtud de la castidad.

Una de las razones principales por las que tantos jóvenes tienen serios problemas con la pornografía en Internet y el auto abuso es debido al excesivo tiempo libre, el aburrimiento y el fácil acceso a sitios web impuros. San Buenaventura lo dijo de manera sucinta: «Cuando uno está trabajando, un demonio puede estar allí para tentarlo, pero cuando no tiene nada que hacer, una multitud de demonios está allí para tentarlo».

  1. Lenguaje inapropiado

En todos los tiempos, lugares y circunstancias, debemos controlar nuestra lengua. Santiago nos advierte: «Debemos ser lentos para hablar y rápidos para escuchar» (Lea Santiago 3: los pecados de la lengua). Pero esto es especialmente pertinente con respecto a la pureza.

Nunca debería brotar de nuestros labios palabras sucias, lenguaje sugestivo y, peor aún, bromas groseras e impuras. Jesús nos advierte que seremos juzgados por todas las palabras que salen de nuestras bocas. Nunca olvides que recibimos el Cuerpo y la Sangre de Jesús en nuestras lenguas; nuestras lenguas se convierten en el trono de Jesús, el Rey de Reyes y Señor de Señores. ¡Hablemos con tanta nobleza!

  1. Vigilancia constante, especialmente de los ojos

El examen diario ignaciano es clave. Esta magnífica práctica nos invita a rebobinar la película de nuestros días y ver dónde Dios ha estado presente y dar gracias, pero también a ver dónde nuestros corazones se han alejado de nuestro amoroso Dios. Esto lo podemos aplicar fácilmente a la virtud de la pureza.

En oración y reflexión observa y admite humildemente cuando nuestros ojos, afectos de la mente y corazón comiencen a alejarse de Dios y comiencen a juguetear con lo que no es de Dios: el de la impureza. Un pasaje bíblico digno de mención es la tentación, la atracción y la caída del Santo Rey David. Un hombre santo, un hombre de oración, un hombre dotado, un hombre según el mismo corazón de Dios: este era el Rey David. Sin embargo, él no mantuvo una estricta vigilancia sobre sus ojos, mente y corazón y esto resultó en una caída cataclísmica, una caída que lo arrojó a las profundidades de la lujuria y la deshonestidad. Ceder a la lujuria termina en adulterio; luego el adulterio condujo al asesinato y asesinato a la supresión de la conciencia. ¡Que la historia de David sea una advertencia para nosotros!

  1. Confesión y esperanza renovada

La debilidad humana prevalece sobre nosotros y todos podemos caer. Lo peor de todo, más allá de la caída en cualquier pecado, es el de la desesperación. La falla más grave de Judas no fue su traición a Jesús, sino su desesperación y su incapacidad para confiar en la infinita misericordia de Jesús. Siendo este el caso, nunca deberíamos desesperarnos debido a nuestras inclinaciones humanas propensas al pecado y a nuestro pecado mismo.

El gran San Agustín, que vivió una vida de esclavitud de la lujuria y la impureza en sus primeros treinta años, predica la doctrina de «Oh culpa feliz». Dios puede permitir que un mal saque aún más bien de él. Por lo tanto, si tenemos la desgracia de caer en un pecado contra la pureza, entonces debemos tener una confianza ilimitada en Dios y tener un recurso inmediato al sacramento de su misericordia, el sacramento de la Confesión.

  1. Comunión frecuente

De la mayor importancia para salvaguardar la virtud de la castidad es nuestra relación con Jesús en la Sagrada Eucaristía. Cuando recibimos a Jesús en la Sagrada Comunión, recibimos el Sagrado Corazón de Jesús con su más noble de los sentimientos; aún más, recibimos la pureza absoluta del Sagrado Corazón de Jesús.

Frecuente y ferviente, y una apasionada recepción de la Sagrada Comunión es de lejos el medio más eficaz para vivir una vida de pureza: ¡Es Jesús mismo quien toma posesión de toda nuestra vida y nuestro ser!

  1. Nuestra Señora: Nuestro modelo e intercesora para todas las virtudes

Por supuesto, estaríamos lejos de completar nuestro tratado sobre la virtud de la pureza si no invitáramos a Nuestra Señora, la Madre del amor santo y puro a estar con nosotros, para que ruegue por nosotros e interceda en nuestro favor. La experiencia muestra en las vidas de innumerables santos que es a través de su gran amor a Dios y la confianza filial y el amor por María que pueden vivir vidas santas y vidas de gran pureza.

Pidamos a María Santísima la gracia de vivir esta beatitud sublime que Jesús nos enseñó: «Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios» (Mateo 5: 8).

 

Te puede interesar:
Es necesario probar las vocaciones (I)

 

Por P. Ed Broom, OMV

Otros autores

Publicamos artículos de otros autores considerando la importancia de su mayor difusión entre nuestros lectores.

Ver todas las entradas

Comentar

¿Qué te pareció este artículo?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.