fbpx
El matrimonio, ¿es un producto de la cultura? ¿Qué añade al pacto entre el hombre y la mujer el sacramento del Matrimonio?

Compendio, números 337 a 350

Introducción

El matrimonio, ¿es un producto de la cultura? ¿Qué añade al pacto entre el hombre y la mujer el sacramento del Matrimonio? ¿Por qué el matrimonio tiene tanto valor para el futuro de la Iglesia y de la sociedad? Hoy la estabilidad del matrimonio está en peligro. Será necesario ir contra corriente con respecto a la cultura dominante. ¿Qué deben ofrecer las comunidades cristianas a los matrimonios?

«Dijo el Señor: ¿No habéis leído que el Creador, desde el comienzo, los hizo varón y hembra, y que dijo: Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos se harán una sola carne? De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios unió no lo separe el hombre».

Mt 19, 3-6

Exposición de la fe

1.     El matrimonio cristiano

El matrimonio ocupa un lugar muy importante en la misión evangelizadora de la Iglesia. Gracias a las familias cristianas la Iglesia crece.

Dios ha destinado al hombre y a la mujer al matrimonio, donde se complementan. El amor conyugal crea una unidad de amor que refleja el amor de Dios. Y es un amor fecundo, abierto a la vida.

 (Leer nn. 337 y 338).

En el sacramento del Matrimonio Dios concede su gracia a los esposos para que puedan vivir bien y superar las dificultades del matrimonio.

(Leer  n. 339).

Con Jesucristo, se revela definitivamente el ideal del matrimonio que Dios quiso desde el principio, al crear al hombre: un hombre con una mujer y para siempre.

(Leer nn. 340 y 341).

El matrimonio es una gran vocación del cristiano, junto con otras formas de vida que Dios también ha querido para llevar a plenitud el amor, como son el sacerdocio o a la vida consagrada. La vida célibe se orienta a servir al Señor y también es un signo de que el amor de Dios está por encima de todo y de cómo va a ser la vida eterna

 (Leer n. 342).

2.    La celebración del matrimonio

El matrimonio nace de la alianza entre los cónyuges. El hombre y la mujer se dan y se aceptan como marido y mujer. Al acto de darse y aceptarse se le llama consentimiento. Los ministros de este sacramento son los contrayentes del matrimonio, aunque se necesita un testigo autorizado por la Iglesia, que ordinariamente es el párroco.

 (Leer nn. 343 y 344).

El efecto del sacramento es el vínculo que une a dos cristianos dentro de la Iglesia. Nadie puede disolverlo, sólo la muerte. Se forma una familia que es una Iglesia doméstica.

(Leer nn. 346 y 350).

3.    Diversas situaciones

Con mucha experiencia, la Iglesia pide algunas garantías antes de aceptar el matrimonio entre católico y cristiano no católico (mixto). Y entre católico y no cristiano (disparidad de culto).

(Leer n. 345).

La Iglesia venera la santidad del matrimonio. Y también los esposos deben cuidar su amor y su unión. Y evitar los pecados contra el matrimonio.

(Leer n. 347).

La vida en común es un gran bien del matrimonio que hay que mantener. Pero se puede pedir la separación, cuando hay alguna causa grave.

(Leer n. 348).

Cuando una persona se divorcia y se vuelve a casar civilmente no puede participar en los sacramentos. La Iglesia acoge a estas personas y las invita a la oración, a la caridad y a la conversión.

(Leer n. 349).

Para profundizar

  • Leer en el Catecismo los números 1643 a 1654, sobre los bienes y exigencias de la vida matrimonial.
  • Ayudar a difundir el ideal cristiano de matrimonio y familia es una tarea de toda la Iglesia. A todos nos toca también ayudar a crear el clima que lo favorece y superar las dificultades.
  • La vida matrimonial, como toda vocación  cristiana, exige heroísmo y entrega.

Hablar con Dios

El Rosario ha sido siempre una oración para rezar en familia. Del Apéndice oracional ver los misterios del rosario y rezar uno de ellos.

«Señor, Dios nuestro, en cuyos mandatos encuentra la familia su auténtico y seguro fundamento, atiende nuestras súplicas y concédenos que, siguiendo los ejemplos de la Sagrada Familia, practicando las virtudes domésticas y manteniendo vivo el amor, lleguemos a gozar de los premios de tu Reino. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén».

Misal Romano, oración colecta de la Misa por la familia

PREGUNTAS

  • ¿Cuáles son los sacramentos al servicio de la comunidad?
  • ¿Por qué la familia es una Iglesia doméstica?
  • ¿Cuál es la idea original de Dios sobre el matrimonio?
  • ¿Por qué el acto sexual va unido íntimamente al matrimonio?
  • ¿Qué piensa la Iglesia sobre el divorcio?

Padre Miguel Martínez

Sacerdote. De la Comunidad Misionera de Jesús en la Diócesis de Ciudad del Este. Mi apostolado principal ha sido la formación de la juventud y de los laicos en general. Mis áreas de interés en el estudio son la Filosofía, la Liturgia y las Sagradas Escrituras.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.