fbpx
Los enfermos, marcados por el sufrimiento y con la Unción sacramental, pueden quedar unidos a la cruz de Cristo y a su misericordia.

Compendio, números 313 a 320

Introducción

¿Cómo hablar del misterio del sufrimiento humano y del misterio de la misericordia divina sin que se contrapongan? ¿Cuál es el sentido cristiano de la enfermedad? Los enfermos, marcados por el sufrimiento, están unidos a la cruz de Cristo y al mismo tiempo son testigos de la misericordia de Dios. ¿Cómo es esto posible? Dios se inclina con amor hacia la humanidad y en Cristo comparte el sufrimiento de todo hombre.

«Todos cuantos tenían enfermos de diversas dolencias se los llevaban; y, poniendo él las manos sobre cada uno de ellos, los curaba».

Lc 4, 40

Exposición de la fe

1.     El sacramento de la Unción

La enfermedad es una prueba para el hombre. La fe nos ayuda a darle sentido. Sabemos dos cosas: que el mal de los hombres tiene su origen en el pecado; y que, por el sacrificio de Cristo, todo sufrimiento puede tener un valor redentor, purificar y salvar del pecado.

El Compendio afronta la enfermedad desde el Antiguo y el Nuevo Testamento.

(Leer nn. 313 y 314).

La Iglesia manifiesta la compasión de Cristo atendiendo a los enfermos y rezando por ellos. Y ha recibido del Señor el sacramento de la Unción. Con él, los enfermos participan en la redención y son aliviados por Cristo.

(Leer  nn. 315 y 319).

El Compendio señala las condiciones para recibir el sacramento. La Iglesia anima a confesarse y a recibir conscientemente la Unción cuando se padece una enfermedad grave o se está en peligro de muerte.

(Leer n. 316).

El ministro y el modo de celebrarlo. La unción con el óleo recuerda el alivio del dolor, pero también que el cristiano es ungido como Cristo.

 (Leer nn. 317 y 318).

Entre los cuidados de la Iglesia para los enfermos, está el llevarles la Eucaristía y facilitarles la confesión. Les ayuda a vivir su enfermedad cerca del Señor. Cuando está próximo el momento de la muerte, se le llama Viático.

(Leer n. 320).

2.    La muerte del cristiano

Tratamos también ahora las exequias cristianas, es decir, las ceremonias de la Iglesia en el momento de la muerte.

Son varias: el responso u oración tras la muerte (liturgia de la Palabra); el traslado a la Iglesia, el funeral o Misa ofrecida por el difunto y el entierro, donde se le despide. La Iglesia trata con respeto y veneración el cuerpo del cristiano, que ha recibido los sacramentos y está llamado a la Resurrección.

(Leer n. 356).

En estas ceremonias, la Iglesia recuerda la resurrección de Cristo y las promesas de la vida eterna.

 (Leer nn. 354 a 355).

3.    Los sacramentales

En las páginas finales sobre la liturgia, el Compendio trata también de los sacramentales. Además de los siete sacramentos instituidos por Jesucristo, la Iglesia usa otros signos o ceremonias, que se llaman sacramentales.

(Leer n. 351).

Los exorcismos protegen a las personas o cosas del poder del maligno.

(Leer n. 352).

Además de los ritos y celebraciones propias de la Iglesia, los cristianos han creado a lo largo de la historia otras prácticas para mantener y fomentar el amor de Dios. Es la piedad popular.

(Leer n. 353).

Para profundizar

  • Leer el rito de la Unción de enfermos en el Ritual de la Unción de los enfermos.
  • Dedicar una parte de nuestro tiempo a acompañar y ayudar a personas enfermas.

Hablar con Dios

Rezar la Oración por los difuntos, del Apéndice oracional.

«Señor Jesucristo, Redentor de los hombres, que en tu Pasión quisiste soportar nuestros sufrimientos y aguantar nuestros dolores te pedimos por (nuestros enfermos). Tú que los has redimido, aviva en ellos la esperanza de su salvación y conforta su cuerpo y su alma. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén».

Ritual de la Unción de los enfermos.

PREGUNTAS

  • ¿Qué efectos tiene el sacramento de la Unción de los enfermos?
  • ¿Cuál es el signo de este sacramento?
  • ¿Qué son las exequias cristianas?
  • ¿Por qué la Iglesia trata con respeto el cuerpo del difunto?
  • ¿Qué son los sacramentales?
[do_widget id=seriestoc-2]


Padre Miguel Martínez

Sacerdote. De la Comunidad Misionera de Jesús en la Diócesis de Ciudad del Este. Mi apostolado principal ha sido la formación de la juventud y de los laicos en general. Mis áreas de interés en el estudio son la Filosofía, la Liturgia y las Sagradas Escrituras.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Padre Miguel Martínez

Sacerdote. De la Comunidad Misionera de Jesús en la Diócesis de Ciudad del Este. Mi apostolado principal ha sido la formación de la juventud y de los laicos en general. Mis áreas de interés en el estudio son la Filosofía, la Liturgia y las Sagradas Escrituras.

× Available on SundayMondayTuesdayWednesdayThursdayFridaySaturday