fbpx
Todos los que formamos la Iglesia, el Papa, los obispos, los sacerdotes, consagrados y laicos, tenemos un papel siempre al servicio de los demás.

Compendio, números 177 a 193

Introducción

La Iglesia es para algunos sólo un grupo humano, uno más entre otros. Si se piensa en el Pueblo de Dios como una realidad de tipo político o económico, se tiene una idea equivocada y reductiva de la misma. ¿La jerarquía de la Iglesia supone algún tipo de mando o superioridad dentro de la Iglesia?

Queremos entender el porqué de nuestro ser en la Iglesia y cómo vivirlo. Todos los que formamos la Iglesia, el Papa, los obispos, los sacerdotes, consagrados y laicos, tenemos un papel siempre al servicio de los demás.

«Sois linaje escogido, sacerdocio real, nación santa, pueblo adquirido en propiedad, para que pregonéis las maravillas de Aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable».

1P 2, 5-6. 9-10

Exposición de la fe

1.     Pueblo de Dios

Forman parte del Pueblo de Dios todos los bautizados o fieles. Unos, como laicos. Otros, como ministros sagrados (obispos, sacerdotes, diáconos). Están también los religiosos o consagrados.

 (Leer nn. 177 y 178).

Los ministros Sagrados tienen la misión de servir al Pueblo de Dios, mediante la enseñanza, los sacramentos y la caridad. Forman la jerarquía de la Iglesia.

(Leer n. 179).

2.    Los obispos y el Colegio episcopal

Los obispos, unidos al Papa, forman el Colegio episcopal. Cada uno es pastor de su diócesis, en comunión con los demás obispos y el Papa. Por eso se dice que el ministerio episcopal es, a la vez, personal y colegial.

(Leer nn. 180 y 181).

El Papa es fundamento de la unidad de la Iglesia. Los obispos deben estar en comunión con el Papa y entre ellos.

(Leer nn. 182 y 183).

Se llama «Magisterio» a la función de enseñar, propia de los obispos y del Papa. El Señor prometió su ayuda para esta misión. Por eso, en algunas circunstancias, se está totalmente seguro de que declaran la fe de la Iglesia sin equivocarse. A esto se le llama «infalibilidad».

(Leer nn. 184 y 185).

3.    Los fieles laicos y los consagrados

La vocación y misión de los fieles laicos es la de iluminar las realidades de este mundo: la familia, el trabajo, la sociedad, la cultura o la política.

(Leer n. 188).

Los laicos también son sacerdotes, profetas y reyes del pueblo de Dios. Aunque de otra manera que los ministros sagrados.

 (Leer nn. 189 a 191).

Además de la jerarquía y los fieles laicos, existe en la Iglesia la vida consagrada, que tiene muchas formas: monjes, eremitas, vírgenes, institutos religiosos, institutos seculares, sociedades de vida apostólica y nuevas formas de vida consagrada. Son una riqueza para la vida de la Iglesia. Su consagración se basa en la práctica de los consejos evangélicos de la pobreza, castidad y obediencia.

(Leer n. 192).

Estas vocaciones están especialmente dedicadas al servicio de la Iglesia y de las necesidades de los hombres. Con su consagración son un testimonio de la vida futura y alientan la esperanza.

(Leer n. 193).

Para profundizar

  • El Concilio Vaticano II tiene un hermoso documento sobre la Iglesia, que se llama Lumen Gentium.
  • Pensar en la misión de los laicos dentro del Pueblo de Dios, como sacerdotes, profetas y reyes, e intentar actuar siempre según esa vocación.

Hablar con Dios

A la Virgen María, madre y modelo de la Iglesia, le pedimos su intercesión rezando el Ave María.

«Oh, Dios, que en tu providencia quisiste edificar tu Iglesia sobre la roca de Pedro, príncipe de los Apóstoles, mira con amor a nuestro Papa N., y tú que lo has constituido sucesor de Pedro, concédele la gracia de ser principio y fundamento visible de la unidad de fe y de comunión de tu pueblo. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén».

Misal Romano, oración colecta de la Misa por el Papa.

Preguntas

  • ¿Cuál es la misión de los laicos en la Iglesia?
  • ¿Qué significa jerarquía de la Iglesia?
  • ¿Qué es el Colegio episcopal?
  • ¿Qué significa infalibilidad y cuándo se da en la Iglesia?

Padre Miguel Martínez

Sacerdote. De la Comunidad Misionera de Jesús en la Diócesis de Ciudad del Este. Mi apostolado principal ha sido la formación de la juventud y de los laicos en general. Mis áreas de interés en el estudio son la Filosofía, la Liturgia y las Sagradas Escrituras.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.