fbpx
Al contemplar la belleza de la naturaleza nos preguntamos ¿El mundo se hizo sólo o lo creó un Dios inteligente? ¿Vendríamos de la materia o de Dios?

Compendio, números 49 a 64

Introducción

Al contemplar la naturaleza y la belleza de la obra de la Creación surge la admiración y el asombro y una pregunta interior sobre el origen de la vida. Son muchas las teorías que hablan del nacimiento del universo y del mundo en el que vivimos. Algunas parecen negar la posibilidad de un Dios Creador. ¿El mundo se hizo solo o lo creó un Dios inteligente? ¿Venimos de la materia o de Dios? ¿Lo hizo al principio o lo sigue creando?

«En el principio, creó Dios el cielo y la tierra (…) Vio Dios todo lo que había hecho y era muy bueno».

Gn 1, 1.31

Exposición de la fe

1.     Las obras de Dios

Dios ha querido crear el mundo. El mundo no es Dios ni parte de Dios. Podía no haber existido, pero Dios lo ha querido por su bondad. Para los cristianos es muy importante la fe en Dios Creador, ya que nos da una manera de contemplar toda la realidad.

 (Leer nn. 51, 53 y 54).

La Creación del mundo es obra del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, porque hay un único Dios y su obrar es común a las tres personas.

(Leer nn. 49 y 52).

2.    La Providencia de Dios y el mal

Decimos que Dios es Todopoderoso y Omnipotente porque todo lo puede. Pero Él no obra de manera arbitraria o absurda, sino con amor y sabiduría divina. El hombre está llamado a conocer ese amor y sabiduría y a participar en ellos.

(Leer nn. 50, 55 y 56).

A veces, nos sorprende el mal. ¿Cómo es posible que haya mal si el mundo ha sido creado por Dios? Sabemos que el mal en el mundo tiene su inicio en el pecado del hombre, y que, en Jesucristo, Dios ha querido dar sentido a todos los dolores de los hombres.

(Leer nn. 57 y 58).

3.    El cielo y la tierra, lo visible y lo invisible

Cuando en el Credo afirmamos que Dios creó todo lo visible y lo invisible, queremos decir que, además de los seres materiales, Dios creó a unos seres puramente espirituales, que son los ángeles. Ellos dan gloria a Dios y le sirven y ayudan en su plan de salvación para con los hombres.

(Leer nn. 59 a 61).

Toda la creación visible ha sido hecha para el hombre. El hombre es su fin y su cumbre. El hombre es más que toda la creación, pero las cosas creadas tienen también su dignidad y reflejan la gloria de Dios.

(Leer nn. 62 a 64).

Para profundizar

  • Contemplar la imagen «Ángeles cantores» de Jan Van Eych, después del número 598 y leer la explicación.
  • Leer el primer relato de la Creación al comienzo del libro del Génesis.
  • Aprender a mirar la Creación como obra de Dios y a respetarla.
  • Ofrecer a Dios el trabajo de cada día.

Hablar con Dios

Del Apéndice oracional, rezar la oración Ángel de Dios.

«Señor, nos acogemos confiadamente a tu providencia, que nunca se equivoca; y te suplicamos que apartes de nosotros todo mal y nos concedas aquellos beneficios que pueden ayudarnos para la vida presente y futura. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén».

Misal Romano, oración colecta del IX domingo del tiempo ordinario.

Preguntas

  • ¿Cuál es el fin de la Creación?
  • ¿Qué lugar ocupa el hombre en la creación material?
  • ¿Qué significa que Dios creó lo «visible y lo invisible»?
  • ¿Cuál es el origen y cuál es el sentido del mal?

Padre Miguel Martínez

Sacerdote. De la Comunidad Misionera de Jesús en la Diócesis de Ciudad del Este. Mi apostolado principal ha sido la formación de la juventud y de los laicos en general. Mis áreas de interés en el estudio son la Filosofía, la Liturgia y las Sagradas Escrituras.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.